sábado, 15 de octubre de 2011

Las promesas se cumplen.

 Esa noche volví a escuchar como caí  esas gotas de agua, empezó a llover, hay supe que estabas llorando, sabia que tu también sabrías que yo no podía aguantar llorar, confundiendo esas lagrimas con la lluvia que caía entre nosotros, supe que no hablarte seria lo peor que iba hacerte, pero también que seria la única manera de saber si de verdad me querías. Tantas promesas, tantos recuerdos, tantos momentos juntos. Entonces le volví a ver no pude evitar ir detrás de el, cojerle y decirle  lo mucho que le quería, ahora solo recuerdo ese abrazo, notaba sus latidos del corazón, como se aceleraban al paso que yo le abrazaba. De nuevo no se lo dije al oído, no hizo falta, tanto el como yo ya lo sabemos me quiere y le quiero. No volveré a soltar esa mano, y ahora se que el aria todo lo que fuera por mi. Las promesas se cumplen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario